Noticias de rumores y fichajes

El mercado de los fichajes frustrados

El mercado veraniego de 2006 podría calificarse como el de los grandes fichajes frustrados. Y es que, fueron muchos los nombres que sonaron y muchas las expectativas con las que contaban los equipos pero, al final, sólo el más que anunciado fichaje de José Antonio Reyes por el Real Madrid animó el punto y final de la subasta veraniega.

En el tintero quedó el fichaje de Helguera por el Valencia o el de Ayala por un Villarreal que tenía atado al central argentino y que, en el último momento, vio como la entidad ché daba portazo a la opción de vender al jugador. El club de Castellón había pactado con el agente del defensa una cláusula de penalización, de manera que, Ayala tendrá que pagar 3 millones de euros al Villarreal cuando concluya su vinculación con el Valencia, a no ser que una vez acabada su relación con la entidad ché o, en el mercado invernal, decida recalar en el Madrigal.

Otro que tendrá que rascarse los bolsillos por no haber cumplido con su palabra será Reyes, el fichaje frustrado del Atlético de Madrid. El sevillano también pactó una cláusula de penalización con el club colchonero y al recalar en la entidad madridista tendrá que pagar al Atleti, 3 millones de euros. La entidad rojiblanca, que tendrá que volver a confiar la banda izquierda a Petrov, también vio escapar la opción de reforzarse con el extremo valencianista, Regueiro al que tampoco pudo fichar el Betis.

Fue precisamente la entidad verdiblanca la que torpedeó el fichaje de Sobis por el Racing de Santander. La entidad cántabra tenía al ariete a punto de caramelo cuando apareció Manuel Ruiz de Lopera y se llevó el gato al agua dejando al Racing sin su ansiado delantero. La otra opción del club de Santander, Saviola, también se esfumó después que el argentino decidiera continuar en el Barcelona, pese a no contar con muchas opciones de alcanzar la titularidad en el cuadro azulgrana.

El Real Madrid, por su parte, también tiene un capítulo dedicado a los fichajes frustrados, puesto que, Ramón Calderón no ha logrado que Robben, Kaká y Cesc, sus grandes promesas electorales, vistan de blanco y también ha perdido a Zambrotta, que prefirió fichar por el Barça, a Adriano, al fallar el trueque con Ronaldo, y la opción de apuntalar la zaga con un central como Mexes, Chivu, Kuffour, Gallas o Carvalho.

En fin que, después de tanto fichaje sin fructificar, a los equipos sólo les queda esperar al mercado invernal para volver a intentar lo que ha resultado ser imposible en la subasta veraniega.

Compartir

Comentarios