Noticias de rumores y fichajes

El miedo de Wenger a una fuga de cerebros

El Arsenal de Arsène Wenger no pasó un fácil verano, ya que sufrió dos bajas importantes con las ventas de Cesc Fàbregas al Barcelona y de Samir Nasri al Manchester City. Dos bajas que provocaron temblores en los cimientos del conjunto gunner, incluso recibieron el adjetivo de «catástrofe» por Andrei Arshavin, y causaron un temor en el técnico galo del equipo ante la posibilidad de presenciar una fuga de cerebros en el vestuario londinense.

De hecho, en la víspera del encuentro de hoy de Champions League ante el Olympique de Marsella, Wenger reveló que en verano medio equipo quería marcharse, siguiendo el camino que el medio catalán y el francés habían tomado. El galo no dijo nombres, aunque sí reveló que se trata de futbolistas «importantes».

La mitad del vestuario quería dejar la plantilla en verano. Nos fuimos a Asia y no sabíamos que jugadores iban a contar para nosotros. Fue una experiencia extraordinariamente difícil. Nos salvó que somos un club muy sólido y unido; otros equipos hubieran explotado

De sus palabras se extrae el pesimismo que se debió de vivir en la pretemporada ante la perspectiva de perder a su capitán, que estuvo a punto de comenzar un efecto dominó que quien sabe que consecuencias podría haber tenido para el Arsenal. Precisamente ayer se hizo pública la renovación de Thomas Vermaelen, uno de los nombres que podrían estar en la lista de dichos jugadores, aunque finalmente el central habría aceptado la oferta de renovación. Caso diferente podría ser el de Robin van Persie, a quien se ha relacionado con el Real Madrid, aunque más que dichos rumores pesa el hecho que el holandés no tiene prisa por renovar.

Pero seguramente estos no serían los únicos futbolistas que estarían en la lista de posibles fugas que a Wenger tanto temor le causan. El propio Andrei Arshavin, que tan disgustado se mostró por las pérdidas de Cesc y Nasri, podría estar también, como así ocurre con Theo Walcott, en la agenda de la Juventus de Turín, o de Wojciech Szczesny, en la órbita del Barcelona para ser suplente de Víctor Valdés.

Aunque Wenger aseguró que la situación que se vivió en el vestuario el pasado verano no se repetirá este invierno, puede que de cara al próximo mercado estival los jugadores que quieran marcharse del Arsenal vengan con las ofertas en la mano y acaben marchándose. Por otro lado, desde la directiva del club expresaron que «algunos jugadores sólo piensan en el dinero», una manera de responder a los futbolistas que, en verano, planearon protagonizar una fuga de cerebros en el Arsenal.

Compartir

Comentarios