Noticias de rumores y fichajes

Fichajes Históricos: Morientes

Desechado por unos, manipulado por otros, el Moro fue víctima de uno de los capítulos más sucios que se recuerdan de la rivalidad contractual entre Real Madrid y FC Barcelona

Fernando Morientes, con el Real Madrid

Agosto del año 2002. Pese a haber sido, junto a Raúl, el delantero titular del Real Madrid a lo largo de la temporada anterior, y acumular unos números goleadores destacables (21 tantos en 49 partidos…en un equipo donde, además del 7, jugaban Figo y Zidane), el Real Madrid, entrenado entonces por Vicente Del Bosque, quiere prescindir de Fernando Morientes.

De hecho, en realidad, y debido a la presencia emergente de un punta canterano (Portillo) y a la polivalencia de Guti, se pensaba en el exdelantero del Zaragoza, de 26 años de edad, como ‘moneda de cambio’ para rebajar el fichaje de Ronaldo (Inter de Milan), ofrecido por el representante del jugador brasileño, Alexandre Martins, al club blanco el día 2 de ese mes. Pasaron las semanas, y las negociaciones no avanzaban (Florentino Pérez insistía en ofrecer poco dinero y un par de jugadores, pero Massimo Moratti quería una cantidad económica más alta). El presidente merengue, que contaba a su favor con que el futbolista se había cerrado en banda y no pensaba volver a jugar con los nerazzurri, confiaba en que la cercanía del cierre del mercado de fichajes jugaría a su favor. Entonces, apareció el FC Barcelona en escena.

El conjunto azulgrana, que ese verano se había reforzado con los fichajes de Riquelme, Mendieta, y Enke, buscaba un 9 efectivo para acompañar a Kluivert en la zona de ataque, después de que Saviola no hubiera cumplido con las expectativas. Se tanteó a Hasselbaink, Luque, Jardel, y Diego Tristán, pero ninguna operación fructificó. Moratti, el día 26, y para no encontrarse entre la espada y la pared frente al asedio contractual del Madrid, ofreció al Barça la oportunidad de tener cedido a Ronaldo por una temporada (con una opción prioritaria de compra al final de la siguiente campaña), pero Van Gaal, técnico de los azulgrana en esa época, lo desestimó al día siguiente.

Sin embargo, el día 30 se produjo un contacto inesperado: el Madrid le ofreció al Barça el fichaje de Morientes por 20 millones de euros, dentro de la oferta contractual para hacerse con Ronaldo. La operación consistía en que el Inter recibiría 22 millones más Munitis y Morientes, y, a su vez, el equipo azulgrana ficharía a el Moro, por lo cual el conjunto italiano recibiría 20 o 22 millones (según fuentes) más.

El Barça, en principio, dió su visto bueno a la operación, así como el Inter, por lo que todo indicaba que el día 31, último del mercado de fichajes de verano y de inscripción de jugadores en la Champions League, se cerraría ese fichaje a tres bandas. Pero iba avanzando el día sin que se oficializaran las contrataciones, y, por la noche, a las 22h, la entidad culé desestimó la incorporación de Morientes. Madrileños y milaneses tuvieron que acordar a contrarreloj -se cerró a las 23h- el traspaso de Ronaldo a cambio de 40 millones de euros iniciales, y 10 más en el siguiente mes de enero, o la incorporación de un jugador del Madrid (finalmente fueron 8, y el pago se realizó entre el año 2004 y 2005, después de que Moratti llevara a los merengues al Tribunal de Arbitraje Deportivo por no cumplir con la segunda parte del acuerdo). El Inter, a su vez, fichó in extremis a Hernán Crespo (Lazio) por 26 millones de euros y Bernardo Corradi.

Volviendo a Morientes, el Barça argumentó que lo rechazó a última hora por motivos de salario (el jugador pedía cobrar 3 millones anuales, y el conjunto azulgrana le ofrecía una menor cantidad, sujeta a incentivos). Sin embargo, en la operación palpitaba la sensación de que, dos años después de la polémica con Figo, la entidad catalana se arrepintió de participar indirectamente en la financiación del fichaje de otro crack para el Real Madrid, e incluso de que todo fue una maniobra para sabotear dicha incorporación.

Una temporada después, Morientes dejaría en evidencia a Madrid y Barça realizando una campaña brillante en el Mónaco, donde jugó cedido un año y con el que alcanzó la final de la Liga de Campeones.

Compartir