Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: Arouna Koné y el dilema de los cuatro goles

Arouna Koné representa un caso excepcional en el panorama futbolístico actual. Tras tener tres años de margen de demostración en el Sevilla desglosados en dos medias temporadas y dos temporadas completas, las esperanzas del club hispalense con el ariete marfileño agonizaban el pasado verano debido a su falta de adaptación, a su sequía goleadora (un solo tanto en 40 apariciones) y a la alta frecuencia de sus lesiones.

A falta de un año para que expirara su contrato, el pasado verano, el Sevilla le prestó al Levante al segundo fichaje más caro de su historia por detrás de Álvaro Negredo con una de esas cláusulas que se firman para prevenir posteriores disgustos en caso de milagro y que casi siempre acaban en papel mojado. En esta cláusula entre los conjuntos nervionense y granota figura lo siguiente: Koné renovará automáticamente con el Sevilla si anota 18 goles o más entre partidos de Liga y Copa.

El caso es que, lo que parecía un chiste durante el último mes de septiembre, se ha convertido en una realidad, es decir, ha tenido lugar el milagro. A sus 28 años y tras su segunda cesión estando en propiedad del Sevilla, Koné vive el momento más dulce de su carrera, pero la cláusula con elSevilla le mantiene en una situación tan paradójica como comprometida.

A principios de abril, Koné es uno de los jugadores más destacados de la Liga BBVA, está entre los 10 máximos realizadores del campeonato y su aportación está resultando vital para un Levante que está haciendo historia manteniéndose líder durante varias jornadas de la primera vuelta y aspirando a acceder a la Champions League a ocho jornadas para la conclusión de la campaña.

Koné lleva 12 goles en Liga, a solo uno de Felipe Caicedo, el máximo artillero de la historia del Levante en la categoría de honor del fútbol español. Éstos, sumados a los dos que firmó en Copa del Rey, le colocan con 14 dianas, a solo cuatro de las 18 que estipula la cláusula entre el conjunto valenciano y el conjunto que le tiene en propiedad.

Marcar o no marcar, ésa es la cuestión

El caso es que el Levante de Juan Ignacio Martínez se está jugando entrar tanto en Champions como en Europa League el año que viene y depende del buen rendimiento de su gran estrella africana para alcanzar una de estas dos metas, que serían históricas para la historia del club. En este sentido, el delantero de Anyama se encuentra entre la espada y la pared en un dulce presente que puede amargarle el futuro.

Su mala experiencia en tierras andaluzas no le augura un buen futuro en la disciplina sevillista y esto hace que su voluntad sea la de que no se lleve a cabo esa renovación automática para poder elegir dignamente un destino durante el próximo mercado de fichajes sin influencias ni impedimentos de ningún club.

Lo que falta por saber es cuál es la intención de Koné, que podría perjudicar doblemente a su actual equipo si, encima de no marcar voluntariamente para evitar su renovación con el Sevilla, decide optar por otro destino lejos del Ciutat de València y del Sánchez Pizjuán.

Durante el pasado verano, el Levante se aprovechó de una de estas cláusulas para sacar un beneficio de 6,5 millones de euros, una cantidad maravillosa para un club en apuros económicos como los granota. Hizo explotar a Felipe Caicedo también como uno de los mejores artilleros del campeonato, ejecutó la opción de compra por un millón y, acto seguido, lo vendió al Lokomotiv de Moscú por 7,5 millones. Una operación redonda que no es tan susceptible de repetirse en el caso Koné.

El beneficio práctico o económico que le puede sacar la entidad de Els Orriols a un futbolista como el marfileño es determinante para escribir el futuro tanto institucional como deportivo de un club cuya supervivencia en la máxima categoría va en función de pequeños detalles y operaciones. ¿Traicionará Koné al equipo en el que ha resurgido de sus cenizas?

Compartir

Comentarios