Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: La decadencia del Inter pentacampeón

Da la sensación de que han pasadomuchos años, pero realmente, si se echa la vista atrás, el Inter de Milánlevantó su tercera Copa de Europa en Madrid hace apenas año y medio. El equipolombardo, dirigido en aquel entonces por Jose Mourinho, ganó la ChampionsLeague con una suficiencia inusitada, eliminando en semifinales al vigentecampeón, el Barcelona de Pep Guardiola, y dando una lección de eficacia ycontundencia al mejor Bayern de Múnich de los últimos diez años.

Ahora, elInter es un equipo sin rumbo, con una más que evidente falta de creación y sinideas, que deambula por la media tabla de la Serie A, luchando hasta hace pocassemanas por evitar entrar en la zona de descenso. ¿Tanto ha cambiado un equipoque en casi dos años ha pasadode ser campeón de Europa a luchar por los últimos puestos que dan acceso acompeticiones continentales? Realmente no ha cambiado demasiado. De loscatorce futbolistas (contando los tres cambios) que disputaron la final deMadrid, sólo tres han salido del equipo interista hasta la fecha: MarcoMaterazzi, que se retiró el pasado verano; Goran Pandev, cedido esta temporadaal Nápoles y Samuel Eto’o, traspasado al Anzhi. Quizá sea ese uno de losprincipales problemas del Inter: no ha sabido regenerar una plantilla con hasta13 jugadores que superan la treintena.

Mourinho, en su segundatemporada al frente del Inter, juntó a la mejor generación de futbolistas queha disfrutado el Giuseppe Meazza en los últimos años. Fichó a un jugador clave de cadauno de los grandes de España: a Wesley Sneijder del Real Madrid y a SamuelEto’o del Barcelona, y los acompañó por gente de su entera confianza comoThiago Motta, Diego Milito, Lucio y Goran Pandev. Cada uno de ellos seencontraba en el mejor momento de su carrera deportiva y ello unido a losjugadores que ya se encontraban en la disciplina interista dieron comoresultado un ‘triplete’incontestable.

La temporada siguiente, ya con RafaBenítez en el banquillo, se inició sin ningún refuerzo de relumbrón y provocóque el inicio del campeonato liguero no fuera el deseado por la directivainterista. El técnico español, a pesar de convertir a su equipo en campeón delmundo, fue destituido un 23 dediciembre de 2010.

La llegada de Leonardo supusoun cambio de mentalidad y el técnico brasileño consiguió que Massimo Moratti lefichara a varios futbolistas de su gusto, como Giampaolo Pazzini, AndreaRanocchia y Houssine Kharja. Este cambio no trajo como resultado otro Scudetto,objetivo prioritario, pero obtuvo un subcampeonato liguero y revalidó el títulode Coppa Italia. Quizás elmayor fracaso de la ‘era Leonardo’ fue el 2-5sufrido contra el Schalke 04 enla ida de los cuartos de final de la Champions League. El por entoncescampeón de Europa caía de la forma más humillante posible, en casa y ante unrival a priori inferior.

Esta temporada, el presidente delInter dio el mando de su plantilla a un técnico sin experiencia dirigiendo a ungrande como Gian Piero Gasperini alque la opinión pública crucificó desde el principio y que trasuna serie de malos resultados fue sustituido por Claudio Ranieri.

El técnico romano, conservador como él sólo, ha preferido desde un principiocontar con la vieja guardia nerazzurra, a dar minutos a los nuevos valores queestán surgiendo en el Inter de Milán. Esos valores son Coutinho, Álvarez,Castaignos, Faraoni, Zárate… Jugadores que cuentan con menos minutos de losque quizás deberían tener. La lesión de Wesley Sneijder, que se prolonga ya unmes, ha reducido la capacidad de creación de juego del Inter a cero. Sólo elbrasileño Coutinho es capaz de ver un pase que nadie más ve, aunque ni Militoni Pazzini, delanteros titulares para Ranieri, están lo suficientementeacertados para rematar las asistencias del brasileño.

El futuro inmediato del Inter, al margen de las posibles incorporaciones que puedan realizarse, dependede la recuperación deWesley Sneijder, del estado de forma de Diego Forlán, de las cabalgadas de Nagatomo porambas bandas y de los minutos que tengan los chavales que van entrando poco apoco en los esquemas de Ranieri.

Compartir

Comentarios