Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: Los fichajes por fin funcionan en el City

Sheikh Mansour bin Zayed Al Nahyan, hijo del sultán de Abu Dhabi, Zayed Al Nahyan; marido de Shaika Manal, hija, por su parte, del jeque y vicepresidente de los Emirates Árabes, Mohammed Rashid Al-Maktoun, y el hombre más rico, a día de hoy, de Gran Bretaña, se apropió, en 2008, del Manchester City.

Siguiendo la estela del magnate ruso, Roman Abramovich, en el Chelsea, Sheikh Mansour soñó, a los 38 años, con dominar la Premier League y revolucionar el fútbol inglés a base de espectáculo y fichajes de campanillas. Para cumplir su sueño, abrió la chequera y en sus primeros meses como propietario del City se gastó más de 157 millones de euros en incorporaciones.

Pese a la espectacularidad de la cifra, cabe señalar que ésta pudo ser aún más abultada si algunos de los jugadores tanteados por el jeque del City no hubieran dudado sobre la viabilidad del proyecto. A fin de cuentas, aceptar el reto de Sheikh Mansour, que se apropió de un equipo mediocre, falto de fútbol y títulos, era un empresa demasiado arriesgada para la gran mayoría.

No lo fue, en cualquier caso, para Robinho, el fichaje más caro del City aquel verano (43 millones de euros) y, también, el primer juguete roto de Sheikh Mansour. El brasileño, que abandonó el Real Madrid en los últimos minutos de la subasta veraniega de 2008, no se convirtió en el líder que el jeque del City esperaba y tal circunstancia le obligó a seguir gastando más y más dinero. En el verano de 2009, el propietario citizen invirtió 147 millones en incorporaciones (siendo los fichajes de Carlos Tévez y Emmanuel Adebayor por 29 millones de euros cada uno los más costosos) y en 2010 elevó la cifra hasta los 182 millones.

En aquella subasta, empezó a forjarse la base del City que triunfa a día de hoy, con los fichajes de Edin Dzeko (37 millones), Touré Yaya (30), David Silva (29) y el díscolo Mario Balotelli (29). Jugadores de renombre que, por primera vez, empezaron a dar sentido al juego citizen, comandado por Roberto Mancini desde el banquillo.

Superando todo tipo de críticas por sus planteamientos (en ocasiones demasiado conservadores el pasado curso), el italiano se mantuvo firme en sus ideas y aplicó una disciplina poco acorde con el talante de algunos jugadores, como Carlos Tévez. Los enfrentamientos del argentino con Mancini son popularmente conocidos y la marcha del Apache está prevista para el próximo mes de enero, salvo sorpresa.

El jugador, de hecho, ya intentó, sin éxito, abandonar la disciplina inglesa durante el mercado invernal de 2011 y, también, el pasado verano, cuando el City invirtió otros 92,5 millones en incorporaciones. En esta ocasión, la más cara fue la de Sergio Agüero, por quien los citizens pagaron 45 millones de euros.

Una cantidad que, aunque elevada, está, hasta la fecha, más que bien invertida. El rendimiento de Agüero y su conexión con el resto de los jugadores de la plantilla del Manchester City han llevado al equipo citizen hasta el liderato de la Premier League y de los ocho partidos disputados en el campeonato doméstico británico, los jugadores de Mancini han ganado siete y empatado uno. Cuentan con 22 puntos, dos más que el Manchester United, y se han convertido en un bloque tan sólido que este fin de semana ganaron al Aston Villa (4-1) sin contar con la titularidad de David Silva, que fue suplente, y con el Kun lesionado.

Dos claras muestras de la evolución de este Manchester City, que el pasado mayo ganó la FA Cup tras 35 años sin saborear tal título. El próximo reto, obviamente, es conquistar la Premier League (la última que ganaron data del 1968) y continuar soñando con un objetivo que, eso sí, continúa pareciendo inalcanzable: la Champions League.

En tal competición, el City se enfrentará mañana ante el Villarreal consciente del récord que le precede: acumula 13 partidos europeos sin perder en Etihad. Ahora que los fichajes funcionan, el conjunto de Castellón debe saber que puntuar en feudo del City no será, ni mucho menos, una tarea fácil.

Compartir

Comentarios