Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: Nicolas Anelka, el trotamundos

La historia de Nicolas Anelka, nacido en Versalles el 14 de marzo de 1979, se resume en fichajes millonarios y experiencias futbolísticas alrededor del mundo. Desde que arrancara su trayectoria en el Instituto Francés Clairefontaine, donde coinicidió con David Trezeguet, Christanval o Louis Saha, Anelka no ha dejado de probar fortuna en diferentes destinos y de sorprender con sus goles, su carisma y la expectación que han generado todos sus fichajes. En él, se han invertido un total de 125 millones de euros.

El primer equipo de renombre que le dio cobijo fue el Paris Saint Germain, en 1995. Inicialmente, Anelka alternaba su formación en el Instituto Francés Clairefontaine (en el que entrenaba los días de cada día) con sus apariciones en el PSG, con el que jugaba los fines de semana con las categorías inferiores. En 1996, ya como jugador del conjunto parisino a todos los efectos, debutó con el primer equipo un 7 de febrero y a los 16 años de edad.

Dadas sus excelentes actuaciones con la entidad parisina y su enorme proyección, el Arsenal, acostumbrado a apostar por jóvenes telentos, se decidió a incorporarle en 1997, pagando 760.000 euros. Como gunner, Anelka ganó la Premier League, la FA Cup y dos Community Shield (en 1998 y 1999). Pese a los éxitos, sin embargo, Anelka acabaría saliendo del Arsenal por la puerta de atrás, a causa de sus elevadas pretensiones económicas y de su complicada relación con los aficionados gunners, cansados de las actitudes, fuera de tono, del jugador. En Londres se referían a él como el malhumorado, debido a su contundente carácter, y con tal fama aterrizó en el Real Madrid en 1999, a cambio de 33 millones de euros.

En la entidad madridista, Anelka se convirtió en un fichaje estrellado en toda regla y tras una temporada mediocre, en la que se enfrentó con aficionados, compañeros y prensa, regresó, en el año 2000, al PSG. El buen recuerdo que había dejado en París, en sus inicios, provocó que la entidad francesa desembolsara otros 33 millones por un jugador que no recuperó sus mejores sensaciones en el club que le dio a conocer. Fruto de tal situación, fue cedido al Liverpool (2002) y, posteriormente, fue vendido al Manchester City (2002-2004) previo pago de 20 millones.

Pese a no ganar ningún título en la entidad citizen, Anelka despuntó, en sobremanera, en las filas del City. Marcó 36 tantos y despertó el interés del Fenerbahçe, que pagó 11 millones de euros para contratarle en 2004. En el club turco ganó una Super Liga (2005), un año antes de incorporarse al Bolton por un coste de 12 millones.

En el equipo inglés reaparició la mejor versión de Anelka y ello provocó su posterior desembarco en el Chelsea, en 2007. La entidad londinense desembolsó 21 millones para contratarle y en Stamford Bridge, Anelka ha vivido momentos de luces (con actuaciones espectaculares y cuatro títulos: una Premier League, dos FA Cup y una Community Shield) y sombras, especialmente en su última etapa.

Bajo el mandato de André Villas-Boas, Anelka se ha visto condenado al ostracismo y a largas sesiones de banquillo que le llevaron a pedir, formalmente, su marcha del Chelsea de cara al próximo mes de enero. Y su deseo se ha cumplido. Cuando diciembre llegue a su fin, Anelka se enrolará en el noveno club de su carrera: el Shangai Shenhua.

Un club que le pagará 12 millones de euros por cada uno de los dos años de contrato firmados (en el Chelsea cobraba 5,6 millones anuales) y que pretende convertirle en un ídolo de masas en China. «La llegada de una estrella del fútbol como Anelka hará crecer las esperanzas de la juventud. Él es un modelo al que pueden seguir«, explicaba el propietario del club asiático, Jun Zhu, tras anunciar el fichaje del jugador. «Es como la apertura de China», añadió para dar la bienvenida a Anelka, todo un trotamundos.

Compartir

Comentarios