Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: La resurrección de Benzema

Karim Benzema llegó en el verano de 2009 al Real Madrid con la vitola de fichaje estrella y de futuro. El joven atacante del Lyon, que por entonces tenía 21 años, era una de las perlas de Europa y se lo rifaban los grandes del continente. Finalmente fue Florentino Pérez quien le convenció y el club francés se embolsó 35 millones de euros más objetivos. Una cifra que ya en sí hablaba de lo que esperaban de él. Firmó el 9 de julio y a su presentación acudieron nada menos que 16.000 personas.

Tras realizar una buena pretemporada en la que anotó cinco goles, debutó en partido oficial el 29 de agosto ante el Deportivo de la Coruña, pero no consiguió anotar un gol oficial hasta casi un mes después, el 20 de septiembre. Muy pronto se vio cuestionado y aquello hizo mella en el tímido atacante, que no terminaba de adaptarse y comenzaron las dudas. Incluso se llegó a especular con su salida y las comparaciones con Nicolas Anelka eran continuas. La primera temporada estuvo marcada por su irregularidad y la finalizó con ocho goles en 27 partidos.

En la temporada 2010-2011 llegó José Mourinho al banquillo y con él la intensidad y exigencia máxima desde pretemporada. El luso estuvo muy atento a Benzema, ya que quería recuperarlo a toda costa y en varias ocasiones le reprendió por su falta de actitud. El curso tampoco comenzó bien para el francés, ya que arrastraba todavía las dudas de gran parte del madridismo y además se vio envuelto en polémicas extradeportivas como un escándalo sexual y varios accidentes de tráfico.

Pero llegó el año 2011 y se aplicó al máximo aquello de «año nuevo, vida nueva». Con Gonzalo Higuaín apartado por la hernia durante varios meses adquirió más protagonismo y respondió. Comenzó el presente año con 11 goles en 16 partidos. En marzo hizo siete en cuatro. Y su consagración llegó en los octavos de final de la Champions League ante su antiguo equipo, el Olympique de Lyon, donde fue decisivo con un gol en cada partido. Especialmente recordado fue el gol de Gerland, celebrado efusivamente por un Florentino Pérez que, por fin, veía recompensada su apuesta personal. Terminó la temporada con nada menos que 26 goles.

Desde esta temporada se ha hecho con la titularidad en el Real Madrid y está respondiendo no solo con goles, sino con mucha participación en el juego del equipo, siendo pieza clave para Mourinho. Ha estado alternando su puesto con Higuaín, pero en el partido más importante de lo que llevamos de temporada, el Clásico, Benzema fue el referente ofensivo y anotó el gol más rápido de la historia de los enfrentamientos entre los dos grandes de España (tardó 22 segundos).

Florentino lo fichó por 35 millones cuando aún era muy joven casi como una apuesta personal. Mourinho lo recuperó para la causa cuando más perdido estaba por circunstancias ajenas a lo estrictamente deportivo. Y Benzema está devolviéndoles la confianza que depositaron en él y demostrándoles que no se equivocaron. No es el chico más expresivo del mundo, pero expresa su agradecimiento con goles. Justo lo que se le pedía desde el día en que fichó por el Madrid.

Compartir

Comentarios