Noticias de rumores y fichajes

Informe Mercafutbol: El trabajo de Monchi, vital para el éxito del Sevilla

Ramón Rodríguez Verdejo, más conocido como Monchi, es sin lugar a dudas el mayor descubridor de jugadores que ha poseído nunca el Sevilla Club de Fútbol. Gracias a su enorme labor desde la consejería y subdirección general deportiva, la entidad nervionense ha experimentado un cambio deportivo que le ha llevado a acariciar la élite, donde se ha codeado con los ‘grandes’ tanto en el ámbito nacional como en el europeo.

Sin embargo, las crisis también parece haber afectado a la gran labor productiva de Monchi, que a día de hoy ya no logra comprar tan barato, tener tan bonito y vender tan caro como lo hacía en temporadas anteriores. El traspaso de Dani Alves al Barcelona quedará en la memoria del sevillismo y de la historia del fútbol como una de las operaciones económicas más redondas. Monchi se trajo a la Tarántula por 500.000 euros procedente del Esporte Clube Bahía en 2002 y seis años más tarde lo vendió al Barça por la friolera de más de 35 millones.

Este tipo de operaciones se pusieron de moda en la entidad rojiblanca con un Monchi como cabeza visible que se erigió como el gran estratega económico-deportivo que llevó al Sevilla a la élite del fútbol europeo. Julio Baptista fue vendido al Real Madrid por 22 millones más de lo que costó al Sao Paulo, Adriano Correia y Seydou Keita supusieron grandes negocios nuevamente con el Barça ingresando la entidad de José María del Nido un total de 24 millones por ambos y Christian Poulsen se fue por 10 millones a la Juventus en 2008 tras haber llegado en 2006 desde el Schalke 04 con la carta de libertad. Para colmo, Diego Perotti, que había llegado por 200.000 euros, se convertía en uno de los jugadores estrella del equipo rindiendo a un nivel desorbitado en comparación con la cifra de risa que cobró el Deportivo Morón argentino por él.

A estas superventas se sumaba la gran productividad de la cantera. Las ventas de José Antonio Reyes al Arsenal y de Sergio Ramos al Real Madrid supusieron inyecciones de dinero que enriquecían a los hispalenses en el perímetro económico, obviamente, y en el perímetro deportivo, ya que los fenomenales refuerzos llevados a cabo por Monchi hacían que el equipo de Juande Ramos no acusara las bajas de sus cracks.

Lo más caro no es por norma lo más bueno

Desgraciadamente para los de Nervión, esta situación de bonanza no duró más de cinco años. La entidad presidida por Del Nido tenía dinero para gastar pero no lo invertía de la mejor forma. Realizó tres de los fichajes más caros de la historia del club, que resultaron ser tres fiascos. Arouna Koné, que triunfa actualmente cedido en el Levante, costó 12 millones y por Ernesto Javier Chevantón pagaron 9 al Mónaco, la misma cantidad que ingresó el Génova después del aterrizaje de Abdoulay Konko en tierras andaluzas.

La plantilla actual, dirigida por Míchel González, representa la cara y la cruz del papel de Monchi en el terreno de los fichajes. Por un lado, vemos esperanza reflejada en los Julien Escudé, Emir Spahic, Ivan Rakitic, Piotr Trochowski y el Mono Perotti, que llegaron cada uno de ellos por una cantidad inferior a los dos millones de euros y están rindiendo a un buen nivel. No obstante, sólo el último es el jugador susceptible de la plantilla con el que Monchi puede cerrar una operación que recuerda a los tiempos de bonanza. Por otro lado, tenemos a dos mediocentros con suerte repartida: Gary Medel, que se está erigiendo como la garra y el espíritu del Sevilla justificando su fichaje durante la temporada pasada, y Tiberio Guarente, italiano ex de Atalanta que llegó en 2010 por más de cinco millones y no ha tenido continuidad, en parte, por culpa de las lesiones.

Jesús Navas y el repatriado Reyes son dos jugadores que tienen que cumplir la función de tirar del carro a día de hoy. Al primero ya le pasó el tren de ser objeto de un traspaso multimillonario y el segundo ha vuelto a casa tras una transferencia rentable al Arsenal en 2003.

Comprar en España es caro

El hecho de apostar por productos nacionales no es la estrategia económica más adecuada para el Sevilla si tenemos en cuenta los precedentes. El conjunto hispalense invirtió un total de 10 millones de euros para incorporar a dos jugadores de su actual plantilla: 5 al Mallorca por Fernando Navarro y 5 al Valencia por Alexis Ruano. Una cantidad muy elevada si lo comparamos con los fichajes de carácter extranjero como Ivica Dragutinovic, Escudé, Spahic o Sébastien Squillaci que, ofreciendo un rendimiento muy parecido, ninguno de ellos supuso una inversión tan elevada en su día.

Tres cuartos de lo mismo pasa en punta de ataque. Los todavía sevillistas Álvaro Negredo y Manu Del Moral supusieron traspasos que ascendieron a 15 y 4 millones de euros respectivamente. El ex madridista está justificando poco a poco el precio de su compra, aunque la cifra no deja de ser excesivamente elevada, mientras el ex del Getafe todavía está lejos de amortizar la cantidad que Del Nido pagó por él. Luis Fabiano y Frédéric Kanouté, sin ir más lejos, llegaron por cantidades inferiores: 10 millones por el brasileño y 6,5 por el malí.

Compartir

Comentarios