Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: el tercero en discordia ya es el primero

Primero dijeron que caería en noviembre, cuando la Champions y la Liga apenas dan respiro. Luego, que en diciembre se pincharía el globo. Más tarde se eligió febrero como el mes de su defunción. Y ahora, cuando marzo está a punto de emigrar, resulta que el tercero en discordia, el incómodo Atlético de Madrid del Cholo Simeone, es el primero de la Liga con los mismos puntos que el Madrid (70) y con uno más que el Barça (69), vigente campeón. Al que quiera seguir eliminando al Atlético de la pelea por el título se le han acabado las balas. ¿Opciones de salir campeones? Por qué no…

Barça y Madrid se han agarrado al mantra de «depender de sí mismos» para definir sus opciones de conseguir el título de Liga en las últimas semanas y resulta que, a falta de nueve jornadas para el final, el único que puede decirlo ya es el Atlético de Madrid. Los rojiblancos son líderes y mantendrán esa posición si se imponen en todos los compromisos que tienen desde que reciben al Granada en el Calderón (jornada 30), entre semana, hasta que cierren la persiana de la competición en el Camp Nou (jornada 38), en una última batalla que se presume espectacular. En cualquier caso, nadie en el Atlético hablará de otra cosa que no sea el «partido a partido», el abecé del cholismo.

Partido a partido, el Atlético ha ido haciendo añicos la injusta etiqueta de Pupas que un día le colocaron. Simeone ha desterrado los complejos y, ayudado por los tropiezos de Madrid y Barça, más irregulares que en años anteriores, se ha colocado a su altura para disputarles una Liga que se han repartido entre ellos en los últimos nueve años: 6 para el Barça, 3 para el Madrid. Esa «Décima» de la que tanto se habla en la capital puede que no sea la ansiada Champions League del Real Nadrid, sino la primera liga en los últimos diez años que no se llevan los dos grandes colosos de nuestro fútbol. A la décima, tal vez, vaya la vencida para el mejor equipo de los humanos, el Atlético de Madrid.

Argumentos como el cansancio, la plantilla corta o la imposibilidad de luchar por tres competiciones a la vez se erigieron como muros en el camino del Atlético, que los ha ido derribando con la misma solvencia con la que empató ante el Barça (en Liga y en Supercopa) o le ganó el goal average al Madrid en su doble enfrentamiento liguero. Cuando los alegatos para hundir el barco rojiblanco se acaban, entonces se cita al calendario como su principal enemigo. Se habla de que el Atlético tiene más partidos fuera (5) que en casa (4), pero no se dice que el equipo que siempre empieza por Courtois y acaba en Diego Costa ha sumado 31 puntos lejos del Calderón en esta Liga, uno más que el Barça y sólo tres menos que el Madrid. O sea, apenas hay diferencias.

También se menciona que a los del Cholo les queda el Athletic, el Villarreal o el Valencia en esta recta final, pero no se hace referencia a los resultados de la primera vuelta: los rojiblancos vencieron en San Mamés (0-2), donde perdió el Barça y empató el Madrid; y también pasaron por encima del Valencia (3-0) en casa -recordemos que el Barça perdió 2-3 en el Camp Nou ante los de Pizzi- y sacaron de Villarreal el mismo premio que el Madrid, un empate. Por último, se apunta que la dura eliminatoria de Champions League entre Barça y Atlético podría desgastar a ambos equipos, como si el Madrid ya tuviera las semifinales en el bote y el Borussia Dortmund, ese equipito alemán que el año pasado sólo plantó cara al Bayern de Munich, fuera a poner una alfombra roja a los de Carlo Ancelotti en su doble enfrentamiento. O como si la final de Copa, entre Madrid y Barça, no tuviera impacto en la Liga.

Los que quieran eliminar al Atlético de esta guerra, que son los que llevan apartándolo desde noviembre, siempre encontrarán argumentos para reducir sus opciones frente a Barça y Madrid, pero lo cierto es que los del Manzanares, más que nunca, son un enorme dolor de cabeza para blancos y azulgranas. Dependen de sí mismos. Y se sienten cómodos cuando no se cuenta con ellos. Así que, mucho cuidado.

Compartir

Comentarios