Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: Karim Benzema, el artillero en la sombra

No marcó. No falló ocasiones claras de gol… porque no las tuvo. No se peleó con nadie: no es su estilo. No ocupa las portadas de la prensa deportiva. Y su nombre apenas figurará como uno más en la lista de heroicos bomberos que apagaron el fuego de Munich a base del viento que generaron sus fugaces cabalgadas. Sin embargo, uno de los héroes que deja la eliminatoria entre Bayern y Real Madrid es Karim Benzema, mucho más que el autor del gol en la ida y el culpable de que el Madrid jugara como más le gusta en la vuelta: a toque de corneta.

Detrás de esa barba talibanesca se refugia uno de los futbolistas más inteligentes que pisan hoy los terrenos de juego. Benzema, el gato al que muchos quisieron meter para siempre en la caja de Schrödinger, es un delantero con alma de centrocampista que entiende mejor que nadie las necesidades de su equipo en cada fase del partido.

Ayer, en el Allianz Arena, Benzema desarmó la resistencia de la gelatinosa defensa del Bayern haciendo de artillero. Desde su posición de ‘9’, el francés bajaba siempre a recibir al centro del campo, temporizaba hasta que los interiores (Di María y Bale) cogían pista para despegar y, con su habitual precisión de genio, disparaba las contras del Madrid. Entonces, Cristiano y compañía mutaban en Hornets de las fuerzas armadas de Carlo Ancelotti y se propulsaban en el improvisado portaaviones en que se había convertido el verde del Allianz. Neuer, paletas rojas por guantes, sólo podía dirigir por dónde entraba cada aeronave en su portería.

Era Karim el que descargaba hacia Xabi Alonso o Modric cuando ya había conseguido sacar a los centrales de su posición, y de paso ponía sobre la mesa sus carencias en el repliegue. Era Karim, también, el que hacía que Bastian Schweinsteiger y Toni Kroos se empequeñecieran ante su presencia en el centro del campo, que siempre otorgaba superioridades al Madrid. Era Karim, siempre Karim, el que recogía los melones que Pepe y Ramos alejaban de Casillas y, sin tocar su forma oval, se disfrazaba de quarterback para dirigir el ataque blanco. Fue Karim, recordemos, el que supo culminar la frenética contra de su equipo en la ida: Cristiano, Coentrao, Benzema. Léase rápido para aumentar su efecto. Gol.

Imprescindible en el juego de combinación, lo mejor del ‘9’ del Madrid es que nunca pide los focos que monopoliza Cristiano -su celebración de los 15 tantos es, cuanto menos, egocéntrica-, no se acomoda las partes como Di Maria y tampoco lucha en solitario por justificar si ha costado 91 o 101 millones de euros, como ese galés que un día, mientras entrenaba, se salió de la pista de atletismo y cayó en un campo de fútbol. Benzema disfruta de su discreción, a pesar de que su caminar y su gesto parezcan esconder la tristeza más profunda. Y eso todavía lo hace más grande.

Compartir

Comentarios