Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: pronóstico de los cruces de Champions

El escenario previo indicaba máxima igualdad entre los ocho equipos que disputarán los cuartos de la Champions League y, una vez realizado el sorteo, nadie celebra el rival que tendrá enfrente los días 1/2 y 8/9 de abril. Barça-Atlético de Madrid, Real Madrid-Borussia, PSG-Chelsea y Manchester-Bayern conforman cuatro cruces de resultado incierto, aunque con ligera ventaja en nuestra opinión para los que juegan primero en casa, en las dos primeras eliminatorias, y para los que juegan primero como visitante, en las otras dos.

 

Barça-Atlético

Junto al PSG-Chelsea, la eliminatoria más equilibrada. Barça y Atlético se han enfrentado tres veces esta temporada, dos en la Supercopa de España y una en Liga, y ninguno ha sido capaz de doblegar al otro (3 empates). El equipo rojiblanco tiene muy poco que perder, ya que su eliminación entraría dentro de la «lógica», aunque a nadie se le pasa por la cabeza que Simeone mencione siquiera la palabra «derrota» en alguna de sus charlas previas a la eliminatoria. El Atlético competirá, planteará partidos trabados y no se dará por eliminado, si es que sucede, antes del minuto 180. El excepcional estado de forma de Diego Costa, la estrategia, el contraataque y el potente juego aéreo de los colchoneros serán sus principales armas para derribar la resistencia del Barça. Si huelen sangre, morderán más que nadie.

Por su parte, los del Tata Martino ya saben que tendrán que emplearse al 100% para tener opciones: con el Atlético no valen relajaciones ni descuidos. Eso sí, en el equilibrio de fuerzas entre ambos equipos, el Barça cuenta con dos factores únicos e intransferibles: Leo Messi y Andrés Iniesta. A estas alturas, el Camp Nou se ha dado cuenta ya que los éxitos de esta temporada dependerán en gran medida de la inspiración de sus dos mejores futbolistas. El Barça es favorito por historia, por experiencia y por plantilla, pero el Atlético responderá a eso como sólo sabe el Cholo: con ilusión y trabajo.

Real Madrid-Borussia

Venganza en Chamartín, podría titularse la película de este cruce. El Madrid tendrá la oportunidad de devolver el golpe asestado por el Borussia la pasada temporada, cuando les privó de alcanzar la final después de pasarles por encima (4-1) en el Signal Iduna Park con un estelar Lewandowski. El delantero polaco no estará en el Bernabéu por acumulación de tarjetas, una baja importante (una más) en el mermado cuadro que dirige Jurgen Klopp, que mantiene en pie el espíritu que los llevó a la final de la Champions, pero no a los héroes que lo consiguieron. Sin Götze y con las bajas de Gündogan y Subotic, el equipo alemán asusta mucho menos, entre otras cosas, porque el Madrid es bastante mejor equipo que hace un año.

Sacando un buen resultado en la ida, el Madrid no debería tener problemas para superar la eliminatoria… aunque eso es lo que pensábamos la mayoría el año pasado, justo antes de que Lewandowski dejara en evidencia al Madrid de Mou con su célebre hat trick en la ida de semifinales.

PSG-Chelsea

Los dos conjuntos han evolucionado respecto a su versión del año anterior: en el caso del PSG, Blanc lo ha convertido en un equipo más sólido en el centro del campo, que depende de Zlatan Ibrahimovic en ataque, pero que ahora también puede confiar la misión del gol al potentísimo Edinson Cavani. Pólvora delante, pero fiabilidad detrás: Thiago Silva sigue siendo uno de los mejores centrales del mundo, ya sea con Alex o con Marquinhos al lado. El Chelsea, por su parte, se ha reconvertido en un equipo made in Mourinho en apenas medio año: solidez defensiva, disciplina táctica en el centro del campo y libertad total en punta para el deslumbrante Eden Hazard y el omnipresente Oscar. La veteranía de Eto’o, que siempre aparece en estos partidos, jugará a favor de los blues.

No se espera una eliminatoria con marcadores abultados ni con un juego especialmente brillante: el Chelsea tiene un problema para meter goles y, en consecuencia, procurará dejar su portería a cero para llegar siempre con opciones al final de los 180 minutos. Después de rozar las semifinales el año pasado, el Paris Saint Germain parece más preparado que nunca para entrar en el último bombo de la Champions League.

Manchester United-Bayern

Todos querían al Manchester y nadie quería al Bayern, así que podemos decir que el equipo alemán ha tenido toda la «suerte» que le ha sido esquiva al Manchester en el bombo. Es la eliminatoria más desequilibrada porque el Manchester United es bastante peor equipo que en años anteriores y porque el Bayern se ha sublimado (todavía más) con la llegada de Pep Guardiola al banquillo. El cuadro alemán es una máquina perfecta, sin apenas fisuras, que tiene la Bundesliga en el bolsillo y que puede focalizar sus esfuerzos en repetir triunfo en Europa, algo que no ha logrado nadie desde la creación de la Champions League.

Las opciones del United pasarán, igual que ante el Olympiacos, por la inspiración de Wayne Rooney y Robin Van Persie, los dos futbolistas más destacados de un equipo con un medio del campo bastante pobre… sobre todo si lo comparamos con Lahm, Schweinsteiger, Thiago y Javi Martínez. El Bayern, además, tendrá la opción de vengar (por enésima vez) aquella mítica final de la Champions en el Camp Nou en la que el United le dio la vuelta al partido en los dos últimos minutos.

Compartir

Comentarios