Noticias de rumores y fichajes

Informe MF: ¿Qué decisiones debe tomar el Barcelona?

Consumada la eliminación del combinado azulgrana en la Champions League, la directiva del Barcelona debe realizar un examen de conciencia y tomar medidas para afrontar con garantías la próxima temporada.

Tito Vilanova, entrenador del Barcelona (FOTO: Cordon Press) Tito Vilanova deja de entrenar al Barcelona (FOTO: Cordon Press)

El Barcelona consumó ayer su eliminación de la Champions League con una nueva derrota frente al Bayern de Múnich. Sus semifinales frente a los bávaros se han saldado con un doloroso 7-0 de cómputo global y una evidencia: en Can Barça se deben tomar medidas para afrontar con garantías la temporada 2013-14.

«De cara al año que viene, habrá que tomar algún tipo de decisiones«, alertaba ayer Gerard Piqué para los micrófonos de Canal +. El defensa catalán dio la cara ante los medios de comunicación y en el campo, pese a que acabara anotando un gol en propia puerta en el minuto 72.

Su garra sostuvo al Barcelona hasta el descanso y permitió al equipo azulgrana destacar en la faceta que más preocupaba: la defensiva. Piqué hizo buenas migas con el cumplidor Bartra y arengó a un Adriano incisivo, a un Alves que se desgastó subiendo por la banda derecha (pese a sus erráticos centros) y a un Alex Song que, desde la medular, cumplió con las coberturas en su difícil misión de suplir al lesionado Sergio Busquets. Sin embargo, el cuadro azulgrana se desangró en la creación y en su vertiente ofensiva, huérfano tras la sorprendente e inesperada ausencia de Lionel Messi.

Sin ideas ni mordiente, el sueño de la remontada se fue desvaneciendo al tiempo que reaparecían los fantasmas del partido de ida: falta de espíritu, tensión competitiva y presión. Para recuperarlas, hará falta un intenso trabajo psicológico desde el banquillo (retirar del terreno de juego a a pilares como Xavi Hernández o Andrés Iniesta antes del final de un partido como el del Bayern no sería la estrategia a seguir) y desde los despachos.

Desde allí deben fraguarse las incorporaciones que aporten aire fresco a este Barcelona, necesitado de refuerzos en defensa y ataque. La excesiva dependencia de Lionel Messi es preocupante y ni David Villa ni Alexis Sánchez son recursos suficientes para paliar su ausencias.

Consciente de tal situación, el club barcelonista lleva tiempo planteándose la incorporación de Neymar, quien tiene muchas opciones de aterrizar en el Camp Nou este verano. El brasileño tiene la explosividad y la facilidad para el regate de la que adolecen tanto el asturiano como el chileno pero en Barcelona no será, como en el Santos, el único tenor de la orquesta. Gestionar sus participaciones con las de Messi sin que la lucha de egos aparezca como telón de fondo podría ser el gran caballo de batalla de Tito Vilanova la próxima temporada.

El otro será el de recuperar la fortaleza de un grupo que echa de menos la gran labor psicológica (además de la táctica, obviamente) que realizó Pep Guardiola. El estratega de Santpedor siempre fue, en Can Barça, tan entrenador como psicólogo y con su filosofía logró, por ejemplo, extraer la mejor versión de Lionel Messi. La Pulga hasta se liberó de las lesiones que le habían acompañado en años anteriores y que, ahora, han vuelto a aparecer.

Aunque es obvio que el proyecto azulgrana de la próxima temporada debe continuar girando entorno a su figura, también lo es que el Barcelona necesita recursos para reinventarse. Como dijo Piqué, ha llegado el momento de tomar decisiones.

Compartir

Comentarios