Noticias de rumores y fichajes

Kaká, más cerca que nunca del Real Madrid

A su llegada a Moscú, el crack brasileño se confundió y en vez de subir al autocar del Milán subió al del Real Madrid.

A su llegada a Moscú, el crack brasileño se confundió y en vez de subir al autocar del Milán subió al del Real Madrid.

Ramón Calderón creyó ayer, por unos instantes, que su sueño se había hecho realidad cuando vio que Kaká subía al autocar del Real Madrid. Sin embargo, la máxima aspiración del presidente madridista no tardó en esfumarse, puesto que, todo se debía a un equivocación del jugador que en vez de subirse al autocar del Milán se subió al del Madrid, a su llegada a Moscú para disputar la Copa de los Ferrocarriles.

La equivocación del brasileño fue más que anecdótica y cuándo el jugador bajó del autocar blanco para subirse al rossonero, más de un miembro de la comitiva madridista espetó: "Teníamos que haberle secuestrado".  

Quizá secuestrarle sería la única manera de tenerle en el Real Madrid, puesto que, el Milán sigue erre que erre con que no le deja marchar ni por los 90 millones de euros que estaría dispuesto a ofrecer el club blanco. Ramón Calderón, no obstante, no piensa desistir en su empeño por hacerse con los servicios del que es su gran obsesión desde que se hizo con el poder de la presidencia blanca.

Ramón Calderón creyó ayer, por unos instantes, que su sueño se había hecho realidad cuando vio que Kaká subía al autocar del Real Madrid. Sin embargo, la máxima aspiración del presidente madridista no tardó en esfumarse, puesto que, todo se debía a un equivocación del jugador que en vez de subirse al autocar del Milán se subió al del Madrid, a su llegada a Moscú para disputar la Copa de los Ferrocarriles.

La equivocación del brasileño fue más que anecdótica y cuándo el jugador bajó del autocar blanco para subirse al rossonero, más de un miembro de la comitiva madridista espetó: «Teníamos que haberle secuestrado«.  

Quizá secuestrarle sería la única manera de tenerle en el Real Madrid, puesto que, el Milán sigue erre que erre con que no le deja marchar ni por los 90 millones de euros que estaría dispuesto a ofrecer el club blanco. Ramón Calderón, no obstante, no piensa desistir en su empeño por hacerse con los servicios del que es su gran obsesión desde que se hizo con el poder de la presidencia blanca.

Compartir

Comentarios