Noticias de rumores y fichajes

La historia de Luis Enrique con la Roma se complica aún más

Luis Enrique soñaba con ganar, anoche, ante el Siena. Las posibilidades de lograr su objetivo eran elevadas (se trata de un equipo modesto y el partido se jugaba en el Olímpico de Roma) pero, sin embargo, no hubo fumata blanca para el asturiano. El equipo giallorosso empató a uno y decepcionó, nuevamente, a la parroquia romana.

Hasta la fecha, la Roma no ha ganado ni un solo partido oficial (fue eliminada de la previa de la Europa League frente al Slovan de Bratislva y ha perdido ante el Cagliari y empatado frente a Inter y Siena en el campeonato doméstico) y el tiempo empieza a agotarse. El asturiano lleva tiempo en el disparadero y a cada jornada su situación parece complicarse un poco más.

A su servicio, la Roma, dirigida por el empresario estadounidense Thomas di Benedetto, ha puesto a más de 20 caras nuevas, con una inversión de 78 millones de euros. Sin embargo, algunos de los fichajes más llamativos de la Roma no están rindiendo a la altura de lo esperado. Bojan, por ejemplo, ni jugó ayer en Siena (y eso que debía ser un fijo en la delantera romana) y Fernando Gago entró en el segundo tiempo.

Síntoma de que falta confianza en las piezas nuevas y conexión con las antiguas. A la Roma le falta una filosofía, un estilo de juego y, sobre todo, resultados positivos. Si no llegan pronto, el periplo de Luis Enrique se acabará más pronto que tarde. Su próxima parada será el Parma, este domingo.

Compartir

Comentarios