Noticias de rumores y fichajes

La lista de fichajes del Tata… que no llegaron

ESPN Brasil ha filtrado un documento que el Tata Martino entregó a Sandro Rosell en octubre y que incluía los nombres de ocho futbolistas de primer nivel que, en su opinión, debían vestir la camiseta azulgrana. Una lista encabezada por el Kun Agüero (Manchester City) y en la que también había otro delantero, dos centrocampistas y cuatro defensas. En ese documento aparecen también las anotaciones hechas por la directiva después de consultar la situación de los futbolistas deseados por el Tata. La lista de la compra de Gerardo Martino incluía los siguiente nombres:

Defensas

Filipe Luis, lateral izquierdo del Atlético de Madrid, del que se apuntó que no se movería

Neven Subotic, que comparte el eje de la zaga en el Borussia de Dortmund con Hummels, que también ha sonado como sucesor de Puyol, y del que se anotó que su precio rondaría los 17 millones de euros más dos amistosos

Santiago Vergini, central de Estudiantes de la Plata que juega cedido en el Sunderland y que el Tata entrenó en su etapa en Newell’s Old Boys

Matheus Doria, prometedor central de Botafago, del que se destacó su edad (19 años) y su precio asequible: unos 7 millones de euros

 

Centrocampistas

Arda Turan (Atlético de Madrid), que aparecía tachado como su compañero Luis Filipe y con la misma anotación que éste: no se moverán del Calderón

Ilkay Gundogan, el talentoso futbolista del Borussia, que le habría costado al Barça unos «22 millones de euros» y al que acompañaba una anotación sospechosa: «Fábregas y Sergi Roberto precisan jugar más minutos». ¿Significa eso que la llegada de Gundogan impediría tener más minutos a Cesc y Roberto o que si no los tienen, el fichaje del jugador del Borussia es prioritario?

 

Delanteros

Kun Agüero, la opción más llamativa del Tata, que también habría sido el fichaje más caro para las arcas barcelonistas: 28 millones de euros, más dos amistosos contra el City y un jugador del Barça B, cuyo nombre no se desvela

Miroslav Klose (Lazio), un delantero experimentado y rematador, «un jugador a corto plazo» que serviría para ejecutar ese plan B que el Barça nunca tiene cuando los rivales se cierran: habría costado unos 2 millones de euros

 

La directiva azulgrana no hizo los deberes en el mercado de invierno porque no se cumplió ninguna de las peticiones del Tata. De cara a la próxima temporada, pendientes de la continuidad del coach rosarino, ¿tratará el Barça de llevar a cabo alguna de estas operaciones?

Compartir

Comentarios