Noticias de rumores y fichajes

La otra cara de la moneda

El sabor de la derrota siempre es agrio y doloroso y más si en el camino te dejastrabajo, esfuerzo y las ilusiones que, a la postre, acabarán en el olvido.

El domingo por lanoche, bastaba con pasear por los ‘boxes’ que en Can Barça tenían instalados Marc Ingla,Jaume Ferrer y Agustí Benedito para entender que perder supone sufrir pero, también, mirarhacia adelante en busca de nuevos objetivos que no hagan desfallecer. De ellos tres cabedestacar que es admirable la deportividad con la que se tomaron la derrota, dejando en elolvido los reproches y felicitando al flamante ganador, del que nada se puede discutir silleva en el zurrón 35.021 apoyos, el 61,35% de los votos de los socios que acudieron avotar.

«Estoy a su disposición para ayudarle en lo que haga falta. Ahora hay que ayudar alpresidente y a su nueva junta a ir hacia delante», explicó Marc Ingla alconocer el nombre del nuevo presidente. «Espero que lo haga muy bien e intentaremos ayudarlepara que así sea. Le daremos nuestro voto de confianza porque el socio del Barça ha queridoeste cambio», relató Jaume Ferrer mientras Agustí Benedito explicaba:

Desear aSandro lo mejor porque lo mejor para él será lo mejor para el Barça

Del fair play hicieron, por tanto, bandera los tres hombres que se quedaron enel camino y que quisieron compartir, con una servidora y en exclusiva, sus primeras impresiones tras tanduro trago. Jaume Ferrer fue el visiblemente más afectado y quién no dudó a la hora derealizar un ejercicio de autocrítica, a la hora de explicar:

Estoy decepcionado, muy sorprendido porque no nos esperábamos este resultadotan negativo, este batacazo que nos hemos dado porque tanto en las encuestas de los últimosdías como las sensaciones de hoy pensábamos que conseguiríamos un mejor resultado. Fíjateque hasta pensábamos que podíamos ganar las elecciones

Más consciente de la victoria final de Sandro Rosell fue Marc Ingla a lo largo de lajornada electoral, quién reveló que tenían «algunas indicaciones» de que no sería lacandidatura llamada «Més Barça que Mai (Más Barça que nunca)» la que lograría imponerse enlas urnas.

Tampoco lo hizo la de Agustí Benedito, cuya progresión, desde que superara elcorte, ha sido tan meteórica que, pese a la derrota, pudo extraer la nota positiva delproceso electoral vivido. «Es evidente que hemos hecho una campaña que prácticamente hadurado 8 días enfrentándonos a equipos y candidatos que, en algunos casos, llevan años ytodos saben de la dificultad de comunicar y transmitir las propuestas y más con limitacionesde tiempo y de recursos pero aún así hemos tenido el apoyo de la masa social y por tantoestamos satisfechos», señaló Benedito, que agregó que, quizá, con un poco más de tiempo, elresultado en las urnas podría haber sido distinto.

«He tenido el convencimiento de que nuestro secreto pasaba por explicar nuestraspropuestas al máximo número de socios. Si estos días nos hubieran dado la oportunidad dellegar a más socios habríamos conseguido un mejor resultado«, relató el hombre que quedósegundo en unas elecciones en las que, también, habría agradecido más tiempo, Marc Ingla.»Hemos hecho un buen trabajo pero, seguramente, me he puesto tarde y después de un cambio derasante pero estoy contento, no hay queja«, relató Ingla que, como el resto, recibió elapoyo del, todavía, presidente azulgrana, Joan Laporta.

«Le he felicitado por estos siete años y ha sido un encuentro cariñoso. Le tengo ciertoaprecio y por tanto se lo agradezco», señaló Ingla, mientras que Jaume Ferrer explicaba:

Me ha saludado y me ha dicho que ahora hay que mirar haciaadelante

Especialmente espectacular fue el abrazo que Laporta le dio a Agustí Benedito y sobre eltema, éste explicó:

Hacía mucho tiempo que no le veía y él es una persona efusiva, tanto en unsentido como en otro, no tiene punto medio. Es una persona de abrazos intensos y lo hemosexperimentado y ningún problema. Ha sido el presidente durante siete años del Barça, elpresidente del mejor Barça de la historia, pese a todo

De rigor era preguntarles, también, por si pensaban en volver a presentarse de aquí aseis años, objetivo que, al menos en ‘caliente’, no estaba en los planes de ninguno de loscandidatos.

«Sólo pienso en descansar un poco y en agradecer, mucho, a la gente del equipo ya tanta y tanta gente que se había ilusionado con este proyecto. Era una propuesta pensadapara el 2010, hemos sido capaces de contar con este apoyo tan importante y aquí acaba elobjetivo y la etapa. Lo que pueda pasar en el futuro, dios dirá», relató Benedito y en sumisma línea se movió Marc Ingla, quién afirmó:

De momento solo pienso en mañana y en recuperar mi vida normal. Evidentementemi compromiso con el Barça es ineludible y continuaré estando muy atento a los equipos, a loque hacen y daré apoyo al arranque del nuevo mandato

Jaume Ferrer, por su parte, esclató un «Uy» al hacerle la pregunta y, posteriormente,argumentó:

Esto no se sabe nunca y de aquí a unos años ya veremos. Yo lo que quiero esque el FC Barcelona funcione bien y mientras el Barça funcione bien te aseguro que no mepresentaré

Compartir

Comentarios