Noticias de rumores y fichajes

La resurrección de Roberto Jiménez

Roberto Jiménez regresó al Zaragoza (en concurso de acreedores y con una deuda reconocida de más de 130 millones de euros) el pasado verano mediante un fondo de inversión liderado por el presidente del club aragonés, Agapito Iglesias, y el mediático agente portugués Jorge Mendes. Una estrategia legal que fue muy criticada (ante la falta de información existente sobre tal fondo) pero que le ha venido de perlas al Zaragoza.

Pese a que la temporada pasada la actuación de Toni Doblas (ahora cedido al Xerez) fue determinante en trascendentales ocasiones, nadie pone en duda, a día de hoy, el acierto del fichaje de Roberto por 8,5 millones de euros (procedentes del fondo de inversión menos los 850.000 euros que habrían salido de las arcas del Zaragoza).

En los dos primeros partidos de Liga, ha rendido a un nivel ciertamente excelso y si ante el Madrid evitó que la goleada fuera de récord (al Zaragoza, por eso, le cayeron, seis) ante el Rayo Vallecano salvó un valioso punto, el pasado domingo. A varias actuaciones providenciales, hay que sumar que Roberto le paró un penalti a Javi Fuego. Toda una gesta para un Zaragoza que sufrirá mucho esta temporada, salvo sorpresa.

Ante su gran nivel, Roberto, que militó en calidad de cedido en el Zaragoza de enero a junio de 2010, ya ha vuelto a hacerse un hueco en el corazón de la afición aragonesa tras un año de sombras, en el Benfica. «Allí no tenía margen de error», explicaba Roberto el día de su presentación con el Zaragoza. El guardameta también añadió que el precio pagado por el Benfica (8,5 millones de euros) pesó como una losa sobre sus espaldas, pese a que en una entrevista concedida para el diario Marca haya minimizado ahora su discreto paso por la entidad portuguesa.

«Fue un año raro, pero no tan malo como ha parecido. Lo que sucede es que por desgracia las noticias que más viajan son siempre las malas, pero también tuve meses buenos y tranquilos, de disfrutar mucho y de aprender», ha explicado Roberto, que ya vuelve a ser trascendental en Zaragoza.

«Me siento igual que cuando me fui. Aquí tengo todo para sentirme así. Físicamente me encuentro bien y siento el mismo cariño de la gente que cuando me marché. Parece que no me haya ido, que no haya pasado este año de por medio, y espero que el final sea el mismo que aquella vez y logremos el objetivo que nos planteamos», ha apostillado el guardameta. Para conseguir la permanencia, Roberto está poniendo todo de su parte. Ahora, sólo falta que el resto del equipo también resucite.

Compartir

Comentarios