Noticias de rumores y fichajes

Luis Enrique, otra vez al filo de la navaja

La trayectoria de Luis Enrique en la Roma es portadora de más sombras que luces. Desde que aterrizara en la capital de Italia, el asturiano ha tenido que hacer frente a las críticas, debido a los resultados obtenidos, y a varias crisis internas. Las más sonadas fueron con Francesco Totti, con quien tuvo un enfrenamiento por dejarle en el banquillo en el partido que enfrentó a la Roma con el Slovan de Bratislava, en la ida de la previa de la Europa League, y con Osvaldo, a quien ha castigado con una suspensión de 10 días y una multa de 50.000 euros por agredir a su compañero de equipo, Erik Lamela.

Aparte de las polémicas, es una obviedad que el engranaje romano no acaba de funcionar y que los altibajos en el equipo son una constante. Ayer, además, la Roma volvió a perder, ante la Fiorentina (3-0), y acabó el encuentro con ocho jugadores, tras las expulsiones de Juan, Gago y Bojan, expulsado por primera vez en toda su carrera.

La imagen ofrecida por el conjunto giallorosso fue tan mediocre que los medios italianos ya han empezado a pedir la cabeza de Luis Enrique, con una Roma que marcha octava, con 17 puntos.

El asturiano, en cualquier caso, resiste en el banquillo italiano y tras la debacle frente la Fiorentina aseguró que continuaría en el cargo mientras los jugadores estuvieran de su lado. «Cuando los resultados no llegan comienzan las dudas y el entrenador debe estar listo para trabajar y seguir adelante. Es obvio que no es fácil. ¿Si siento la confianza del club? Sí. ¿Si tengo la sensación de que los jugadores ya no están conmigo? Si la tuviera no me lo pensaría dos veces y me iría, pero no lo creo«, sentenció.

Y apuntó que no está en Roma «por dinero» y que, por tanto, siente «confianza» en su «trabajo» y en su «equipo». Para mantener tales sensaciones, en cualquier caso, es conveniente que la Roma se reencuentre con los buenos resultados. Ante la Juventus, el próximo lunes, tendrá una nueva oportunidad. Y nada sencilla, por cierto.

Compartir

Comentarios