Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: Edin Dzeko

A diferencia de otros casos, los inicios de Edin Dzeko no fueronbrillantes, ni tan siquiera prometedores. Inició su carrera en elZeljeznicar de Sarajevo, lugar en el que nació, cuando, todavía, nohabía alcanzado la mayoría de edad y, allí, se conformó con unosnúmeros mediocres: 5 goles en 40 partidos. Triste estadística paraun delantero que, eso sí, no actuó como tal en el equipo yugoslavo.

Éste prefirió utilizarle como centrocampista privando a Dzeko dela posibilidad de demostrar el hambre de gol que corre por susvenas y evitando, así, su posible salto a un equipo de mayorentidad.

Es por este motivo que la siguiente parada de Dzeko fue en unequipo checo de segunda, el Ustí nad Labem, donde tampoco encontrósu sitio, pese a mejorar su estadística goleadora (6 goles en 15partidos). Su discreto rendimiento, no obstante, no mermó elinterés del Teplice, club, también checo, en el que el delanterovio adelantada su posición y donde empezó a demostrar lascualidades que atesora en sus botas.

Éstas encandilaron a Felix Magath, el técnico que, en 2007,aterrizaba en el Wolfsburgo alemán. Suya fue la petición deincorporar al delantero bosnio y, por él, la órbita del clubgermano pagaba 4 millones de euros para hacerse con los serviciosde ese joven desconocido que militaba en el Teplice. Incorporarlefue arriesgado pero, también, uno de los mayores aciertos de Magathcomo técnico del Wolsfburgo. Dzeko, cuyo punto de inflexión seprodujo en el Teplice, explotó en el club alemán, donde no tuvoproblemas de adaptación ni sobre el terreno de juego ni fuera deél.

Sobre el campo, que es el tema que nos atañe, Dzeko demostróque, pese a ser un gigantón de 1,93 centímetros de estatura y 84kilos de peso, es un delantero hábil, potente y veloz. Dada suenvergadura, el juego aéreo es su fuerte si bien también destacapor su facilidad para buscar las espaldas de los defensas y rematarcon sendas piernas, siendo, especialmente, pródigo con laizquierda. Si a estas virtudes, sumamos su olfato de gol, suhabilidad para ejercer de asistente y la gran pareja que forma, enataque, con Graffite tenemos como resultado los 26 goles que anotó,la temporada pasada, en la Bundesliga y el premio que le otorgó larevista Kicker, que le consideró como el mejor jugador de latemporada alemana.

Sus grandes actuaciones las ha trasladado a la selección bosnia,donde es titular indiscutible y donde se ha ganado el cariño de unpaís que le adora y que sabe que, pronto, brillará en un grande deEuropa. El elegido por Dzeko parecía, el verano pasado, que seríael Milan y más tras la entrevista que concedió para la página webde la UEFA y en la que aseguró:

Soy un gran hincha del AC Milan. Siempre he deseadojugar algún día en un gran club

Sin embargo, cuando más cerca parecía de San Siro, elWolfsburgo, campeón de la pasada Bundesliga gracias, en gran parte,a sus goles, anunció su renovación hasta 2013. Gran negocio, sinduda, el que aseguró el club alemán que, esta campaña, hadisfrutado, ya, de 5 goles ligueros de un Dzeko que se ha quedadosin su mentor, un Felix Magath que ha emigrado al Schalke 04, peroque, también, cuenta con el apoyo de su actual técnico, ArminVeh.

Edin Dzeko, en acción

Compartir

Comentarios