Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: Isaac Cuenca

Nacido en Reus, el 27 de abril de 1991, Isaac Cuenca se ha convertido en la última apuesta de futuro de Pep Guardiola. Un técnico que convirtió al joven futbolista en el 18º canterano en debutar a sus órdenes (el 19º fue el juvenil Gerard Deulofeu) el pasado 19 de octubre, en el encuentro disputado frente al Viktora Plzen en la fase de grupos de la Champions League, y que, hasta la fecha, ya le ha utilizado durante 364 minutos.

La cifra evidencia la confianza que Guardiola (que dio la alternativa a Cuenca motivado por las bajas de los ya recuperados Alexis Sánchez y Pedro Rodríguez) ha depositado en un jugador vertical, rápido y dotado de una excelente técnica y una facilidad suprema para el regate. Pese a ser diestro, Cuenca utiliza bien la izquierda y se ha convertido en una opción versátil y de garantías para el técnico de Santpedor.

Hasta encandilar a Guardiola, sin embargo, Cuenca ha vivido, pese a su corta edad, un largo peregrinaje en el que ha hecho gala de su tesón, su esfuerzo y su enorme capacidad de sacrificio.

Y es que aunque las ocasiones le llegaron rápido (a los nueve años le fichó el Espanyol procedente del Unió Barri Juroca de Reus, en el que se integró a los siete), pronto aparecieron, también, los sinsabores y las pruebas de fuego para un jugador dotado de una enorme fortaleza mental.

Su primera decepción, curiosamente, la vivió en el Barcelona que, ahora, le ha presentado a la élite. El club azulgrana le fichó dos años después de su aterrizaje en el Espanyol y en las categorías inferiores culés se hartó a calentar banquillo. La titularidad era territorio de Gai Assulin, ahora propiedad del Manchester City y recientemente cedido al Barnsley, un equipo de la Championship inglesa, y la impotencia se apoderó de un Cuenca que acabó estancándose.

Ante tal situación, el jugador tuvo la valentía de abandonar la opción azulgrana para buscar minutos en el Santas Creus, situado en su Reus natal. Allí se reencontró con las buenas sensaciones y, a los 16, volvió a Barcelona para enrolarse en las filas de La Damm, una exitosa escuela de fútbol, recaptadora de jóvenes talentos.

Tras un año en el club cervecero, y un grandísimo trabajo realizado, el Barcelona volvió a interesarse en él (también lo hizo el Espanyol) y Cuenca emprendió una segunda etapa en Can Barça no exenta de dificultades.

El año pasado, el ex técnico del Barça B, Luis Enrique, puso en tela de juicio su capacidad para brillar en el segundo equipo barcelonista y Cuenca se vio obligado a emigrar al Sabadell, donde actuó una temporada en calidad de cedido. En el equipo arlequinado, el extremo catalán completó un curso excelso y sus aportaciones fueron clave para que el Sabadell certificara su ascenso a la Liga Adelante.

El premio a tales actuaciones fue regresar al Barcelona y formar parte de la pretemporada barcelonista, a las órdenes de Guardiola. Posteriormente, llegaría su debut y la confirmación de que el técnico de Santpedor sí que confía en él. El exilio ya forma parte del pasado.

Compartir

Comentarios