Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: Kiko Femenía

El día que Kiko Femenía, nacido en Alicante hace 20 años, debutó en Primera División con el Hércules sufrió un ataque de ansiedad. Ante el Athletic de Bilbao, el 28 de agosto de 2010, a Femenía, que venía de disputar 35 partidos con el equipo herculano en Segunda División, se le pararon las piernas, se le ralentizó el pulso y se le agotaron las fuerzas. La presión y las ganas por despuntar el día de su debut, fueron las causantes.

Femenía, sin embargo, fue capaz de sobreponerse, gracias al incondicional apoyo de sus compañeros. De entre todos ellos destacó el fervor de Rufete, incansable a la hora de ofrecer aliento a Femenía y tajante con el por aquel entonces entrenador del Hércules, Esteban Vigo, cuando éste se planteó dar relevo al canterano. «Que le den por el culo al partido, no lo sustituyas«, espetó el veterano jugador, curtido en mil batallas tanto futbolísticas como psicológicas.

Su determinación, desde luego, permitió a Femenía acabar el encuentro (entró en sustitución de Abel Aguilar en el minuto 57), superar el trance y ganar la confianza que ha acabado convirtiéndole en el jugador más ilusionante de la desalentadora temporada completada por el Hércules, ya descendido. Su atrevimiento, velocidad y desborde por banda derecha, han animado las tardes más tediosas del equipo herculano y la grada del Rico Pérez ha sabido recompensar a base de ovaciones el excelente trabajo realizado por Femenía.

De sus botas han nacido precisos pases, asistencias de gol y continuas dosis de moral que, en cualquier caso, no han sido bien amortizadas por el Hércules. Ahora al club alicantino le aguarda otro año en Segunda y a Femenía un fichaje de Primera. Dadas las prestaciones ofrecidas por el joven extremo derecho en los 33 partidos de Liga disputados, sería toda una sorpresa que ningún equipo de primer nivel le diera cobijo. Hasta el momento han sonado Valencia, Espanyol y Atlético de Madrid. No serán los únicos interesados.

El verano, en cualquier caso, determinará el futuro próximo de Femenía, que ya dejó claro, antes del descenso matemático del Hércules, que abandonaría el equipo herculano si éste no lograba la salvación. «Una vez que he subido a Primera, ya no me gustaría bajar. Si bajamos y hay otro equipo que me ofrece la oportunidad, sintiéndolo mucho me tendré que marchar», confirmaba Femenía el pasado 6 de mayo.

Sus intenciones, por tanto, son claras. Y también es evidente que si Femenía, elegido por el Comité Técnico de Fútbol Draft como uno de los 33 mejores jugadores españoles de entre 16 y 20 años, mantiene su progresión, se hará un nombre entre los grandes de nuestro país.

Compartir

Comentarios