Noticias de rumores y fichajes

Promesa de la semana: Marc Muniesa

Siete días después de la consecución de la primera ChampionsLeague por parte del FC Barcelona, nacía, en Lloret de Mar, MarcMuniesa (27 de mayo de 1992). El destino decidió que su nacimientollegara poco después de la mayor gesta jamás lograda por el Barçahasta aquel momento y quiso, también, que la Liga de Campeonesvolviera a hacer acto de presencia en su vida el día en el quecumplió 17 años.

Fue entonces cuando Muniesa se sentó en el banquillo del Olímpicode Roma y, desde allí, vislumbró cómo el Barça, ya su equipo a todoslos efectos, se alzaba con la tercera Champions League de suhistoria. Pese a no disputar ni un minuto de aquella final, Muniesase llenó de orgullo, simplemente, con saber que el técnico azulgrana,Pep Guardiola, le había elegido a él como posible suplente para unpartido que el cuadro azulgrana disputó con las bajas defensivas deEric Abidal (sancionado) y Gabi Milito, Rafa Márquez y Dani Alves,lesionados.

El devenir del choque, que acabó ganando por 2-0 el Barcelonafrente al Manchester United, no necesitó de los servicios de Muniesapero fue significativo que Pep Guardiola pensara en él como posiblesuplente cuando éste, ni tan siquiera, había debutado con el BarçaB.

Días antes de la gran final de Roma, el joven defensa se habíaestrenado con el primer equipo azulgrana en Liga, frente a Osasuna, ycon el Barça ya como campeón liguero. En su estreno dejó buenasimpresiones y evidenció las virtudes que habían encandilado aGuardiola: seguridad, velocidad y responsabilidad. Fue una lástimaque, en dicho partido, fuera expulsado de forma rigurosa y quetuviera que retirarse del terreno de juego entre lágrimas mientras elCamp Nou se ponía en pie, pañuelo en mano, para protestarpor su expulsión.

«Mis compañeros me apoyaron al ser expulsado y ya en el vestuariome dijeron que generé una pañolada importante«, explicó, endeclaraciones recogidas por el diario Sport, un Muniesaentusiasmado que atrás había dejado la complicada lesión que sufrióen marzo de 2008, cuando se destrozó los ligamentos externo, internoy cruzado de la rodilla produciéndose la tan conocida como temidatríada.

Muniesa tardó 10 meses en recuperarse de aquella lesión (tuvo que esperar tres meses a que le operaran porque estaba en edad de crecimiento) pero siguió adelante, debutó con el primer equipo azulgrana y ahora trabaja con el Barça B. Allí continúa quemando etapas y se prepara para convertirse, en un futuro, en una pieza fundamental del engranaje culé.

¡Consulta aquí todas las promesas analizadas por Mercafutbol!

Compartir

Comentarios