Noticias de rumores y fichajes

¿Se acaba el crédito de Benzema?

El Real Madrid fichó a Karim Benzema el 1 de julio de 2009, con la segunda era de Florentino Pérez recién iniciada. Para llevar a cabo su contratación, el presidente blanco pagó 35 millones de euros al Lyon y quiso paliar con él la falta de David Villa, por quién el club blanco estuvo negociando con ahínco, con el Valencia, aquel verano.

Benzema aterrizó en el Santiago Bernabéu avalado por sus éxitos en el cuadro francés y por una efectividad que no exhibió en el equipo merengue. Poco a poco, Gonzalo Higuaín le fue ganando terreno y el francés acabó la temporada con 8 goles anotados en 33 partidos jugados.

La estadística, irrisoria, no condicionó a Jose Mourinho a su llegada a la Casa Blanca aunque, nuevamente, el francés ha ido perdiendo protagonismo con el paso de los partidos. El técnico portugués, para motivarle, lo ha intentado todo, desde las críticas hasta los reconocimientos públicos, pero Karim continúa sin ver la luz, sin exhibir la calidad que llevó al Madrid a invertir 35 millones de euros por él.

Pese a ello, la cúpula madridista se niega a hacer valoraciones negativas sobre el galo y el propio director deportivo madridista, Jorge Valdano, al acabar la exhibición del Real Madrid frente al Racing de Santander en Liga, sentenciaba: «Nadie duda de su categoría técnica y futbolística«.

Puede que estas características, sin embargo, no sean suficientes para portar, a la espalda, el ‘9’, de un Real Madrid que, todavía no ha disfrutado de su mejor versión. Esta situación despierta varias incógnitas: ¿hasta cuándo le durará a Benzema el crédito en el Madrid? y ¿Debería venderle el club blanco en el próximo mercado invernal?

Puede que la respuesta a estas preguntas se encuentren en el partido de Copa del Rey que, mañana, disputará el Madrid frente al Murcia, en la Condomina, y en el que Benzema tendrá una nueva oportunidad de demostrar la «categoría» a la que hace referencia Valdano. Si lo hace, quizá gane algo de tiempo en un club al que, diga lo que diga el mandatario argentino, se le empieza a acabar la paciencia…

Compartir

Comentarios